domingo, 17 de agosto de 2008

La articulación como herramienta para el desarrollo de destinos turísticos

Por las características y naturaleza del turismo como actividad socioeconómica la articulación entre las partes involucradas relacionadas con el desarrollo de la actividad, es de fundamental importancia a fin de lograr el diseño de políticas y la
implementación de las mismas, en función de objetivos comunes.
Es reconocido el carácter complejo que tiene el turismo desde un abordaje sistémico, en virtud de la cantidad y diversidad de elementos que integran su estructura de producción y el número de organizaciones públicas y privadas que participan en el funcionamiento del mismo, motivo por el cual la articulación es
imprescindible para la puesta en común de dicho sistema.
Es importante destacar que la articulación demanda, en primer lugar, una tarea de coordinación entre las partes involucradas evitando la superposición de acciones e intentando la integración de la diversidad de las partes, a fin de minimizar los
desequilibrios sistémicos que se profundizan con el crecimiento de los centros.


En cuanto al rol de los organismos públicos una problemática relevante es la continuidad de los planes de desarrollo. Es manifiesto que cada gestión política propone un plan turístico, que en el mejor de los casos recupera algunos aspecto del plan anterior, pero no alcanza a ejecutarse por el ritmo que adquieren los procesos sociales de cambio.

También la falta de capacitación en los niveles decisorios de los organismo públicos de turismo es una dificultad al momento de entablar relaciones interinstitucionales, por la falta de reconocimiento de la complejidad del turismo y la necesidad de
su tratamiento desde un enfoque sistémico.
Otro conflicto recurrente en los destinos turísticos es la precariedad del empleo, por las propias condiciones de estacionalidad de la actividad sumado al oportunismo del empresariado que busca reducir al máximo los costos operativos de su actividad. Esto tiene como consecuencia conflictos sociales en la población permanente del centro turístico, hecho que repercute negativamente en todo el destino, que por su comportamiento sistémico, se transforma en ámbito de inseguridad y delincuencia.

Para el abordaje de las problemáticas de los centros turísticos, la articulación debería constituir un ejercicio permanente en las organizaciones públicas y privadas para llevar adelante procesos de coordinación y consenso en el establecimiento de objetivos comunes. Los organismos oficiales de turismo deberían asumir un rol preponderante en la articulación de las políticas y gestión del desarrollo en virtud de las funciones que le son propias con los recursos necesarios para esos fines.